El Taller de Miguel Angel

Busquedas relacionadas

Búsqueda personalizada

miércoles, 13 de abril de 2016

Cómo hacer esculturas con papel y pegamento (1)

Búsqueda personalizada
A finales del año pasado recibí un encargo muy interesante. Un cliente de México me preguntó si podría fabricarle dos esculturas.  Le dije que con gusto ya que además del dibujo y la pintura, también creo que se me da algo la escultura, así que le pedí que me explicara más a detalle qué clase de esculturas requería.


Me dijo que deseaba  regalarle de cumpleaños a su pequeño hijo de 8 años las esculturas de un toro y un torero ya que éste era aficionado de corazón a la fiesta brava; bueno, en este asunto no coincido, verdad?,  pero como era algo que no me concernía valorar o discutir, al menos para este encargo, me concreté a la parte artística. Le pregunté si el niño los tendría como decoración y él me dijo que si, que efectivamente los pondría en su cuarto pero que también sería bueno  que se pudieran desplazar para simular la lidia y el embiste,  y que fueran lo más grandes posibles, casi a tamaño natural para que pudiera, supongo prudentemente, jugar con ellos como si fueran de verdad. El plazo era quizá, el más desafiante de los requisitos; me daría muy poco tiempo para fabricarlas, dado que la fecha del cumpleaños estaba a solo semana y media. Pero me gustan los retos y después de valorar todo pues acepté.

Consideré, como primera opción hacer las figuras de unicel; poliestireno expandido, (o telgopor, así conocido en algunas zonas de Latino América), pero pensé que quedarían demasiado frágiles y el niño podría quebrarlas. La ventaja de este material es que es muy manejable, puedes hacer exquisiteces escultóricas blandiendo el cúter o la resistencia, además no es caro; que lástima que no serviría el unicel.

Descarté obviamente cualquier metal fundido por caro y pesado,  la fibra de vidrio por el costo  y pensé en el hule espuma;  muy liviano, resistente y económico pero rebelde para manipularse,  y yo no quería una botarga. No, ese quedaba descartado también.
Finalmente me decidí por el papel. Aquí en México es muy popular la realización de figuras de papel combinado con pegamento. A este material se le conoce como papel maché. Se utiliza para hacer desde piñatas hasta alebrijes, es muy económico y te permite mucha plasticidad; no cómo la arcilla o alguna plastilina, verdad? pero si resulta suficientemente manso como para permitirte trabajar formas a mucho detalle. Al endurecerse el papel con el pegamento este se vuelve  tan resistente y duro que por ejemplo,  las piñatas, que son para romperse a palos presentan dura batalla antes de ceder sus dulces, y por supuesto es ligero ya que las piezas acabadas normalmente quedan huecas.

Así que bueno, una vez definí el material, (punto clave), pude presentar la cotización que incluía tres bocetos pensados, justamente para poderlos hacer en papel maché.
El boceto 3 fue el autorizado. Mostraba movimiento y naturalidad,

A partir de este momento te iré describiendo paso a paso cómo fue que logre fabricar esas esculturas. Te revelaré algunos trucos,  (muchos de ellos fueron improvisados) para resolver problemas específicos, de tal suerte que si en un momento dado decidieras realizar tu propia escultura de características similares sería magnífico que mi tutorial te haya servido cómo guía.

Antes déjame hablarte un poco del boceto que me autorizaron, el No. 3. Debía respetar ante todo las poses, así que constantemente haría verificaciones al respecto. Podrás notar que propuse colocar las piezas sobre plataformas con ruedas giratorias como solución al asunto del desplazamiento. Aunque aún no tenía ni idea de cómo las fijaría pero bueno, suponía que no sería tan difícil. Y ahora sí, vamos a ese paso a paso.

1.- Documentación. 
Estas son algunas de las imágenes que me sirvieron de referencia para la
realización de las esculturas.

Como parte de la planeación, y esto aplica para cualquier proyecto artístico, siempre será necesario documentarse previamente sobre el tema. En este caso estudié  fotografías de toros de lidia en diferentes poses, figuras escultóricas de toros hechas por otros artistas, modelos a escala fieles en resina, láminas científicas de la anatomía del animal, (muy importantes pues te diré que mientras más a profundidad conozcas al modelo más libertad tendrás a la hora de interpretarlo); también  archivé referencias fotográficas sobre la fiesta brava, buscando imágenes que mostrarán suertes con poses similares a las que me interesaban,  y de un modo detallado repasé el diseño de la indumentaria del torero buscando memorizar con fidelidad su estilo.

2.-Construcción de los esqueletos. 

Mira, normalmente toda figura escultórica se inicia con la construcción de un esqueleto de alambre que se va forrando poco a poco del material para modelar, ya sea de arcilla, plastilina o en este caso papel, sin embargo, el alambre pesa y buscando aligerar al máximo las piezas opté por sustituirlo por globos que iría forrando con el papel periódico, (método muy empleado en la fabricación de piñatas), que una vez hubiera secado el papel podrían reventarse dejando hueca la pieza; como te comentaba en párrafos anteriores , el papel con pegamento se vuelve suficientemente duro y resistente como para permitir tener hueco sin que se deforme; aun así ya estaba pensando en un relleno de refuerzo para que las figuras tuvieran un poco de solidez extra. Más adelante te diré de que material fue y como lo apliqué.

2b. Recurriendo a las piñatas. Con el fin de ganar tiempo recurrí a otro truco improvisado; usé dos piñatas de papel con formas aproximadas; estas fueron una cebrita para el toro y una payasita para el torero. Estaban muy bien realizadas y consideré que algunas de sus piezas podrían servirme para adelantar trabajo. Estas piezas, junto con los globos y alguno que otro pedazo de periódico me servirían como material de modelado. Para darle consistencia a todo este collage de materiales utilizaría cinta canela para compactarlo y así después, ya empapelarlo todo.
Comencé por meterle cuchillo a la cebrita separándola por la mitad para luego cortarle las patitas. La idea era utilizar el pecho,  el cabuz y una bolsa repleta de globos para empezar a formar el cuerpo del toro.



Uní las piezas endeblemente con cinta canela y  coloque sin fijar, los cuatro palos con los que haría las patas, para presentar el avance con la intención de visualizar las proporciones. Y concluí que iba bien.
Así presentado podía ya visualizar al toro en cuanto a proporciones.
Ninguna pieza estaba unida aun.
Por otra parte y pensando en que me serviría casi por completo la figura de la payasita, empecé por  cortarla estratégicamente, ( pues venía de fábrica totalmente rígida) para darle movimiento y carácter de torero.  Tenía buen tamaño y estaba bastante bien terminada, y consideré que podría ser aprovechada al máximo. Fui moviendo sus piezas, fijándolas con cinta canela, añadiendo periódico y algunos globos para levantar o alargar el cuerpo, los brazos y manos casi tuve que reconstruirlos por completo;  a la cabeza le corte la parte de arriba pues  se veía desproporcionada y guardé la pieza para después usarla para hacer el gorrito. Así fui modelando esta pieza hasta lograr un esqueleto más convincente, más acorde con lo que buscaba. Puro truco, verdad?
Esta era una piñata muy bien hecha que pude aprovechar al máximo para
convertirla en un torero.
Siguiendo con el torero, que ora sí, ya parecía torero aproveché, según valoré para antes de empezar a empapelarlo, ponerle el cuello de la camisa y la corbata.


Encintando el toro. La cinta canela es un material extraordinario. Cuando muchos pensarían que solo sirve para sellar cajas de cartón, encontré que tiene tanta plasticidad que literalmente se modela con ella, tensándola  a conveniencia, forzándola a estirarse de más a veces y fijándola con su potente adhesivo en el lugar que uno quiera. Fue así que aproveché sus peculiares propiedades para irle dando forma a ese cuerpo bovino. Envolví ingeniosamente con cinta canela las tres piezas, agregando algunos globos en el lomo y en el abdomen cuando creí que era necesario. Y así fue como quedó el cuerpo; creo yo bastante bovino.
No se aprecia en la fotografía pero en la parte de abajo quedaron los
huecos para colocar las patas.
Conforme avanzaba con el modelado del toro, el reto iba en aumento. Ahora tenía que hacer la cabeza y el cuello para fijarlos a ese cuerpo encintado, cuidando la proporción y lo más difícil, la actitud del embiste con la cabeza agachada. Vaya desafío!!.
Decidí colocar la cabeza de la cebrita como referencia de partida sobre el agujero que dejé a propósito justo en donde va el cuello. Claro que esa cabeza poco tenía ya de cebra, pero aun poseía formas que me podrían guiar parar ir modelando.  Después y a base de colocar globos, retazos de periódico y un constante  estire y afloje de cinta canela conseguí darle cuello y cabeza a mi toro, en la actitud y con el detalle deseados.
Aquí se aprecia como quedo el toro con la cabeza y el cuello. Se aprecia lo que será el lugar de los ojos y los huecos en donde irían las patas delanteras.
Los cuernos, que debían ser cilíndricos y puntiagudos los hice a partir de modelar dos piezas de hule espuma  con las tijeras y el cúter,  haciendo pequeños cortes hasta lograr la forma que deseaba y luego los forré con cinta canela para compactarlos. Finalmente los uní a la cabeza con un paquete de periódico que fungiría como base o soporte y los fijé fuertemente con cinta canela.

Las orejas las hice con dos tiras de periódico doblándolas  varias veces para darles rigidez y bastante cinta canela.
En esta fotografía se aprecia la cabeza terminada. Los cuernos, orejas y todo el detalle de la nariz, así como las cuencas de los ojos. Está lista para ser empapelada.

Un poco de tiempo perdido.  Retomando al torero, y después de valorar que la construcción del cuerpo ya no me presentaría mayor problema,  abordé el asunto del capote, pues definitivamente no tenía hasta este momento la menor idea  de cómo la haría, y honestamente te diré que trabajé en un primer intento que me llevó hasta un callejón sin salida. Construí un bastidor de madera que según yo, sería un buen modelo de capote, uniendo tablas largas y delgadas de triplay en cruz con pegamento blanco,  pensando que serviría como cuerpo.  Luego lo forré con hojas de periódico Pero, que desilusión  fue cuando comprobé que no debía seguir  con esto, ya que esta cosa se veía tan rígida que más bien parecía una vaya o una tabla grande pero no un capote, cuyo aspecto debía ser volátil, como tela al viento, y destruí mi invento con vehemente frustración.

Unas dos horas de tiempo invertido se tuvieron que ir directamente la basura, pero creo que todo proyecto tendrá siempre sus horas negras. Acaso no le ha sucedido a la NASA cuando recurrentemente ha perdido miles de millones de dólares en misiones espaciales fallidas o abortadas?. No debía sentirme mal, mejor debía seguir adelante, así que decidí dejar por el momento este problema y concentrarme mejor en avanzar en aquello que ya tenía resuelto; ya después se me ocurriría algo para salvar este asunto; cómo buenos creativos que somos sabemos confiadamente que siempre surgirá una ingeniosa solución a la mera hora para cualquier problema de diseño, cierto?.


Te invito a que si estás en posibilidades y lo consideras pertinente me hagas un donativo. Me ayudarás a continuar con mi labor de divulgación.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta y ayúdame a mejorar

El Taller de Miguel Angel

Mi foto

Diseñador Gráfico de profesión y artista plástico por naturaleza.